Votando por el futuro

Estamos a unas horas de iniciar una jornada electoral en México, en la cual el gran reto se presenta porque no hay candidatos de los partidos que satisfagan las necesidades del electorado, es decir, que no existen posibles y dignos representantes del pueblo.

Antes una podía pensar en votar por el “menos peor”, pero ahora si no hay de donde escoger entre los que se postulan para las gobernaturas de varios estados, así de los que quieren ocupar un puesto en la cámara de diputados. Sin embargo se presentan 3 alternativas:

  1. Votar por el que suene menos dañino
  2. Anular el voto
  3. Simplemente no asistir a votar

la tercera opción mi mujer la vió como algo posible, pero a su vez imposible, dado el siguiente razonamiento:

“Tenemos que votar por un simple principio: Nuestros hijos tienen que ver que las votaciones son un derecho y una obligación. Aunque no existan opciones atractivas, ya que si los enseñamos a votar, ellos podrán construir un mejor futuro para una verdadera democracia. Si no tuviéramos hijos ni pensaba en levantarme a votar, pero como padres les tenemos que dar esto como un principio.”

Luego entonces si la tercera y la primera opción son imposibles, ¿tenemos que anular el voto?, como me decía un amigo que trabaja en el IFE, no anules tu voto, pon a un candidato independiente, cualquiera que este sea, ya que así forzosamente tiene que ser contabilizado y auditado, cosa que en el caso de la anulación del voto no procede y harían que con pocos votos ganen opciones indeseables.

Así que para tener una elección ejemplar voten por el personaje de su agrado (político o no) o por “El Pop” (jeje) o “Roberto Gómez Bolaños” (El Chavo del Ocho) o alguién vivo (Recuerden que Pedro Infante y Cantinflas ya murieron).

Recuerden que estamos votando… por el futuro.

Author: El Pop

Fernando "El Pop" Romo Nació y creció en la Ciudad de México, estudió y pasó de noche la carrera de Física en la Facultad de Ciencias de la UNAM, en su crisis existencial cursó algo de Ingeniería Electrónica en la UAM. En el pasado trabajó (o eso decía) en el Área de Ingeniería de Sistemas de Banamex, del cual harto del método laboral del banco, renuncia y pone su primera empresa de indias conocida como "Físicos Ingenieros y Matemáticos en Concertación, S.A. de C.V." (FIMAT), por razones de sanidad fiscal la cierra y abre la empresa "Origen de Sistemas, S.A. de C.V.", la cual vende y se va a trabajar a Acer Computec Latino América, toma cargo de la dirección de sistemas y lleva a cabo proyectos en la región. En una nueva crisis existencial, decide dejar Acer y abrir un portal dedicado al Software Libre llamado "La Cofradia Digital". Actualmente es presidente del Grupo de usuarios de Linux de México, A.C. (cargo para el cual ya se considera viejo), Director General de la empresa "Incuvox, S.A. de C.V.", Director de Voipcamp, S.C. y cuando le queda tiempo libre trabaja en algo que le permita mantener a sus hijos.

4 thoughts on “Votando por el futuro”

  1. Por supuesto, también esta la opción de anotar y votar por Doña Esperanza Marchita, como sabemos, en este país (México), nos dejan votar pero no nos dejan elegir, eso, hay que cambiarlo.

  2. Me uno a lo que dice maublades. Quien crea que “democracia” significa “votar cada tres años para echarle la culpa a alguien más” no entiende qué significa democracia. En México no se ha presentado una democracia, y esto no sólo lo digo por los grandes fraudes presidenciales que hemos tenido, sino porque el sistema sigue alienando a los ciudadanos. No hay caminos reales para la participación, para el seguimiento, para impulsar propuestas… más que convertirse en grillo de tiempo completo.

  3. Pues como dice ese viejo refran, los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, y en este caso, la democracia que se merecen. En sentido estricto, vivimos en una democracia, pero es taaaan pobre, que a veces pienso en las ventajas de una dictadura. Con suerte y en el 2010 se repite el ciclo y una nueva revolucion nos da la oportunidad de construir un mejor pais.

Leave a Reply